Pitos y flautas

por Angel

Del cada día más misterioso Rosell sabemos únicamente que no quiere jugar a las 12, porque dice que en Barcelona no es tradición. Hombre, sin entrar en el ahorro del recibo de la luz que supone jugar al mediodía, tampoco en Barcelona era tradición la Copa de Europa, y, entre pitos y flautas (bueno, más pitos que flautas), alguna se están llevando

  1. La pasión turca, Ignacio Ruiz Quintano
Anuncios