Hola Europa

por Angel

Gracias Marcelo

El Real Madrid C.F. vuelve a su hábitat natural superando el muro psicológico y futbolístico que se había levantado en los últimos años, volvemos a unos cuartos de final de una competición que ha hecho grande al club, campeón de campeones que decía días atrás Mourinho, mucho también ha hecho el club a lo largo de todos estos años para que esta competición sea una de las más atractivas no ya del fútbol, sino del deporte en general. El Real Madrid C.F. y la Copa de Europa se necesitan como el comer.

Al equipo quizá le llegue muy pronto esta Champions Legue, jugadores como Özil, Khedira, Di María o Benzema, e incluso Marcelo, muy jóvenes todos y con mucha presión, seguramente falte un punto de madurez y serenidad para afrontar momentos de tensión superior, espero equivocarme, entrenador hay para hacerles mejorar, el mejor, pero la Copa de Europa no da segundas oportunidades. Y es que esta competición, como todas, pero esta en especial, hay que saber jugarla, y ayer hasta que no llegó el gol primer gol, golazo de Marcelo, el equipo no se encontró cómodo, al contrario que el Olympique Lyonnais, que pese a no crear mucho peligro campaba a sus anchas, y ni el público ni los jugadores acababan de cogerle la velocidad al partido, o se animaba mucho en la grada (a ratos) o se corría mucho (siempre) en el campo, no había pausa, y el partido necesitaba templanza, el resultado la pedía.

Cristiano forzó y jugó, no estaba en plenas condiciones y se le notaba, quizá por esta razón combinó más y mejor que de costumbre, genial habilitando a Marcelo en el primer gol, con la vuelta de Cristiano se volvía al 4-2-3-1, Khedira acompañando a Xabi Alonso, el alemán como siempre fiel a su rol, no se extralimita, y eso lo agradece Xabi, siempre protagonista en la raíz de la jugada. Acabada la primera parte, sólo las neuras de Pepe, está loco, y lo corto que era el marcador inquietaban un poco.

En la segunda parte el equipo salió mejor, pero no llegaba el gol de la tranquilidad, se le acababan los minutos a Cristiano Ronaldo en el campo, y en estas, Benzema rubricó un partidazo con el gol de la tranquilidad, Özil ya asiste hasta de cabeza, con el 2-0 tocaba rotar y respirar. Di María apuntilló el 3-0 y ya asomaban lo ansiados cuartos de final. Hay que quedarse con lo importante, objetivo cumplido, y ahora a esperar el sorteo de mañana, no se puede negar que esta competición también se gana con un poco de fortuna con las bolas, sí, las de plástico.

Real Madrid C.F. 3 (Marcelo, Benzema y Di María) – Olympique Lyonnais 0

Anuncios