Con una media y un calcetín

por Angel

Si la empresa de ganar la Liga, o por lo menos de competirla, estaba casi imposible antes de ir a nuestro querido Reyno de Navarra, después de pasar por este entrañable estadio la contienda está sustancialmente peor, la misma y cansina historia de siempre, el equipo no carburó y ni el Odio Eterno que despierta el Real Madrid C.F. por los campos de los “reynos” de España puede servir como excusa, estos partidos hay que ganarlos, pegando tanto o más si se ponen a pegar y jugando más si se ponen a jugar, y ayer ni una cosa ni la otra. Eso sí, como dije en la entrada anterior, ningún equipo en España ni en el mundo, se encuentra un ambiente así cada dos semanas.

Sin ser un desastre de partido, quizá mejor la primera parte que la segunda, es preocupante las pocas ocasiones claras que se generaron, la falta de frescura arriba de jugadores vitales como Cristiano Ronaldo y Di María empieza a ser preocupante, a tres días de la vuelta de semifinales Copa y a dos semanas de la Champions.

Odio

Pero que no cunda el pánico, hay que tener paciencia (de cara al futuro) y serenidad (de cara al presente), no hay otra, perder la Liga, ante un rival inmenso no debe confundirnos, hay temporada, quedan dos competiciones, un entrenador, que con sus errores es posiblemente el mejor del mundo, con cuatro años de contrato, y una de las plantillas más prometedoras de Europa, no nos volvamos locos, el perder la Liga no significa perder la temporada, o no debería.

Vivimos con los reinos de taifas de España, donde el Madrid genera el mayor odio, visceral, enfermizo.
Julián Ruiz, en Cortador de césped

Osasuna (Camuñas) 1 – Real Madrid C.F. 0

Yo, un Antiantimadridista, sin tiempo para más y como diría el filósofo, con un sueño que te cagas.

Anuncios