Tres preciados puntos

por Angel

Por todos es sabido lo que precedía al partido, Preciado esperaba (desde septiembre) a Mourinho como se citaban los malotes de clase en el colegio, ya verás cuando vengas a mi barrio, eso y que el Molinón nunca ha sido plaza fácil para el Real Madrid C.F. han hecho que el partido se calentase un poco más si cabía, hoy se han superado marcas, no se había llegado al minuto cinco y ya se cantaba aquel hit que inventaron por allí hace años.

El equipo tuvo unos primeros veinte minutos muy buenos, con Marcelo y Cristiano Ronaldo como jugadores más participativos, luego Cristiano desapareció durante buena parte del partido, después el Sporting consiguió llevar el partido donde quería, muchas faltas, simulaciones, pérdidas de tiempo que añadían leña al fuego, lo que mal entienden muchos como partido norteño, entre semana saldrán ordas de “colegas” de profesión criticando este tipo de actitudes, ja. Y esto no puedo servir como excusa, el Sporting no puede marcarle nunca el ritmo a un equipo que aspira a ganar la Liga.

Quitando esto, hay que reconocer el derroche físico de los de Preciado, dando la sensación en algunas fases de estar por encima del líder en ese aspecto, problema o no del cansancio o de la falta de rotaciones, yo creo que la idea es no rotar hasta después del partido del Camp Nou. En el partido de hoy ha naufragado por primera vez el medio campo, Xabi Alonso ha estado gris y eso el equipo lo ha notado y mucho, Di María tampoco ha tenido su mejor tarde, el equipo en fases ha estado roto, mucha distancia entre líneas, lo que implica mayores esfuerzos para atacar y defender.

Ha habido dos jugadas claves, el disparo al palo del Pipita en el minuto 9, tras una buena combinación Pepe, Özil e Higuaín, ese gol cuando mejor estaba el equipo hubiese cambiado por completo el escenario, y la otra el paradón de Casillas después del 0-1, en el que Benzema volvió a participar activamente, poca suerte de cara a portería pero viene participando en los últimos goles decisivos saliendo desde el banquillo.

Han habido también dos o tres fueras de juego más que dudosos pitados en contra, uno de ellos acabó en gol, injustamente anulado a Higuaín.

Tampoco quiero pasar por alto el lanzamiento de objetos al capitán de la Selección española y pieza clave para conquistar los éxitos que ha cosechado la Selección, cuando parecía que silbar o no estar de acuerdo con lo que hiciesen o dijiesen nuestros héroes era algo así como un pecado.

Real Sporting de Gijón 0 – Real Madrid C.F. 1 (Higuaín)

Bonus track:

Me imagino en la pista de baile a todos aquellos periodistas que han pedido una estatua para Preciado en cada rincón de España, alguno/a con mucha “cultura deportiva” y repartiendo moralidad deportiva por el mundo de las redes sociales.

Anuncios