Maldita sea mi suerte

por Angel

En doce intentos el mayor botín el cuarto puesto en Brasil, año 1950, como seleccionador Guillermo Eizaguirre, y jugadores como Ramallets, Asensi, Basora, César, Molowny, Panizo o Zarra, ha llovido y mucho, y no se ha podido mejorar este cuarto puesto.

La cara como un cromo

Las hemos tenido de todos los colores y sabores, todos oscuros y amargos, el penalti no pitado a Collar frente a Brasil (Chile 1962), el fallo de Julio Cardeñosa (Argentina 1978), el gol fantasma de Michel y el penalti fallado de Eloy Olaya (México 1986), en todos estos mundiales con los brasileños de por medio como beneficiados de nuestras desgracias, nos deben unas cuantas estos de amarillo tan simpáticos. El codazo de Tassoti y la ocasión de Julio Salinas (otro Julio), luego llegó el gran Roberto Baggio y el final es por todos conocido, ¡Qué hiciste Julio! (USA 1994), el gol que se metió Zubizarreta (Francia 1998) y el atraco de El-Ghandour (Japón y Corea 2002). Muchas desgracias, mucha mala suerte y alguna mala intención de por medio, un bagaje que deja sin lugar a dudas más sombras que luces, las misma ilusión al empezar que desilusión al acabar.

Del Bosque dice:

No se gana por llamarse España

Vicente Del Bosque

Yo digo, No podemos perder por llamarnos España, que nos ganen por que sean mejores.

Uno de trece, me gusta, suena bien.

Anuncios