Fascinación e indignación

por Angel

Se habla mucho del impresionante ambiente de San Mamés, y más si el que visita La Catedral es el Real Madrid C.F., un duelo añejo del fútbol español. Si el partido lo ve un extranjero por decir algo de Dinamarca y no sabe de que va el tema o parte, viviría el ambiente mágico de una manera completa, quizá como nosotros disfrutamos del ambiente de otros campos, partidos y clásicos del fútbol internacional, quedándonos con lo bueno, con el deporte y dejando de lado por desconocimiento las connotaciones que enturbian lo que nos gusta, el fútbol. Y todo este rollazo es por que cada vez que mi equipo visita La Catedral siento una mezcla de fascinación e indignación al mismo tiempo.

El odiado

El odiado

Fascinación por que pese a haber pasado por ese campo el mejor equipo del mundo mundial y parte del extranjero, mi equipo, los de blanco, sigan siendo al que se le tiene más ganas, eso en parte es bonito, pero te encuentras que tienes que hacer más que otros para ganar en según que campos. Y más cuando cuando intentas juntar en tu equipo a grandes jugadores, sólo hay que ver los resultados de las últimas temporadas a domicilio en El Sadar y en San Mamés, cuando se iba con jugadores de menos nombre, la presión es menor, cuando llevas a jugadores como Kaka o Ronaldo, se aprovecha para hacer caja desde el club y para fabricar odio desde la grada, la rivalidad es deportiva, el odio es siempre extra deportivo. Y es una pena, por que La Catedral es preciosa y el Athletic un club especial.

Del partido poco se puede decir, si se jugó poco al fútbol se puede hablar poco de fútbol, equipo de Caparros que se te ponga por delante, tira del librillo más latino del fútbol, cambios cada diez minutos, perdidas de tiempo, trifulcas a la que se pueda y caldear más, si es que se puede, al público con la víctima preferida del respetable. Capítulo a parte lo que tiene que aguantar cada 15 días Cristiano Ronaldo, y lo más lamentable y mezquino no es lo que viene de la grada, lo peor es lo que tiene que aguantar de otros ¿profesionales?, la manera en que lo buscan y provocan en cada jugada, es enfermiza, ¿no saben que lo que provocan lo pueden sufrir ellos algún día?.

No entiendo como el equipo ha jugado tanto tiempo con un doble pivote estando por debajo en el marcador y que se haya acabado con dos centrales cuando ellos ya ni atacaban, es preocupante como el equipo se sigue atascando abusando de jugar por el centro, sin abrir el campo. Tampoco entiendo como en un partido de estas características no se fije a un jugador entre los dos centrales, por favor, que alguien le diga a Benzema que juega de delantero centro. Es curioso que cuando el equipo se muestra más sólido en el juego, parece menos eficaz y letal a la hora de aprovechar las muchas ocasiones que se generan en cada partido. Dos partidos seguidos sin ganar fuera de casa, y la próxima salida es para visitar Riazor, grandes amigos también.

Tal como están las cosas tampoco sería mal balance acabar la primera vuelta a cinco puntos, y habiendo visitado a todos los “grandes” y parte de los campos más incómodos, en la segunda vuelta los gallos y los gallitos saldrán del corral.

Athletic Club 1 – Real Madrid C.F. 0
Fernando Llorente

Anuncios