Nos dejamos dos puntos

por Angel

Ser mejor que el Osasuna y no ganarle sirve de poco, como poco cuesta ser mejor que este Osasuna, eso si, siempre correoso, y más cuando tienen a los de blanco en frente, se ciegan. A los jugadores les debe resultar incómodo o cuanto menos raro jugar con un segurata a cada metro, ¿qué será lo próximo?, ¿el ejercito?. El partido más que malo, fue feo, siempre es feo jugar en El Sadar, me gusta más que Reyno de Navarra, con sólo decir que los mejores fueron Albiol, Garay y Arbeloa nos podemos hacer una idea de como fue la cosa, los llamados a marcar diferencias estaban todavía de vacaciones, Cristiano, Xabi Alonso e Higuaín estuvieron muy espesos y eso lo notó el equipo. De lo que menos me gustó de la primera parte, es lo juntos que jugaban Cristiano y el Pipita, se pisaban y estorbaban el uno al otro. Y siempre pasa lo mismo, no se si son las excesivas ganas de que vuelva el fútbol después del parón o que el turrón les sienta, nos sienta, a todos mal.

En la segunda parte, y viendo que los de Camacho no creaban peligro ni a empujones como otras veces, los de Pellegrini lo intentaron con más insistencia pero sin suerte, Higuaín falló la más clara, y desde ese momento el partido tenía toda la pinta de acabar en tablas, de los cambios, no entiendo el de Raúl, pero bueno, parece que acertar siempre o casi siempre, y ser entrenador del Real Madrid C.F. es imposible.

Y suerte que el sábado el todopoderoso Barça de Guardiola se dejó dos puntos ante un soberbio Villarreal de Valverde, un diez para Roig, el cual supo aguantar con Valverde y ya están obteniendo resultados. Ya lo he comentado otra vez, pero es asombroso lo trabajado que tiene el equipo el amigo Guardiola, sólo hay que ver en cada jugada que le pitan en contra como todos, con Xavi y Puyol a la cabeza, jugadores con jerarquía en la Selección, se lanzan a protestar cansinamente sin ver nunca una tarjeta, si amigos, lo mismo que hacía Hierro y tanto molestaba a la culerada, ahora lo hacen ellos y por partida doble. Impresionante como después de un clarísimo penalti a Marcano se lanzaron como hienas pidiendo la amonestación para este por fingir, alucinante. Luego hubo otra jugada más que dudosa con Nilmar y Puyol de protagonistas, un Puyol cada vez más lento, algunos hablan de que con la experiencia suple esas pequeñas carencias con la inteligencia a la hora de defender, estoy de acuerdo a medias, inteligencia e impunidad, lo del sábado con otro protagonista, quizá incluso algún compañero suyo, se pita penalti. Y por supuesto al final los damnificados ellos, pañuelos en el Camp Nou, siempre ha sido así y ni el haberlo ganado todo cambiará esa actitud.

Osasuna 0 – Real Madrid C.F. 0

Anuncios