Hay que recapacitar

por Angel

Creo que los madridistas, el club, hasta el último de sus rincones, deben/debemos recapacitar e incluso replantearse entre todos el futuro más cercano del club, que es lo que se está haciendo mal y que es lo que puede aportar cada uno para mejorar y volver a poner el club tal como acabó el siglo pasado.

El aficionado debe ser más comprensivo, si, se ha gastado mucho dinero, pero todos sabemos que el dinero no te garantiza el éxito a corto plazo, y más cuando el club tiene que pagar el impuesto revolucionario que reclaman el resto de clubs, es el bendito peso de ser el mejor club del siglo pasado.

Este siglo no lo hemos empezado todo lo bien que deseábamos todos los madridistas, pero señores tampoco hay que hacer caso a todo lo que sale en el Marca y en el As, el club en estos nueve años del siglo XXI ha ganado títulos importantes, 4 Ligas, 2 Champions, 1 Intercontinental, 1 Supecopa de Europa y 3 de España, esto en fútbol, en baloncesto 3 Ligas ACB y 1 ULEB. Quizá por juego y por imagen parece que estemos a años luz de otros clubs, y si bien es cierto que no estamos para tirar cohetes, tampoco hay que ser tan apocalípticos. Joder parece que vaya a soltar un ¡Al loro!.

No se puede ir al campo con la idea de a ver en qué minuto nos ponemos a silbar y a quien, hay veces que pienso que se mal interpreta la exigencia con el entender de fútbol, por aquello de “El público del Bernabéu es muy exigente”, no concibo que silbar a los tuyos por norma sea entender de fútbol, y sobre todo si quieres que tu equipo gane y todavía no se ha llegado ni a la media hora de juego. Es inquietante ver como jugadores que se han salido en otros clubs y vienen con todas las ganas del mundo se desmoronan cuando pisan el Santiago Bernabéu, algunos se van y triunfan en otros equipos, pero los hay que ya no levantan cabeza. Tampoco hay que remontarse muy atrás cuando el Bernabéu murmuraba cada vez que Zidane cogía una pelota y fallaba, hasta pitos se llegaron a oír, cuando los más fieles lectores de prensa deportiva patria tardaban poco en enfundar los instrumentos de viento para castigar a uno de los suyos, Zinedine Zidane nada menos.­

El público del Bernabéu, salvando las distancias, me recuerda al típico periodista de revista de cultura el cual desde su columna se dedica a defenestrar cualquier, libro, disco o película que haya tenido un mínimo de éxito comercial, para luego poner por las nubes una película AlbanoKosovar, muda y en blanco y negro, que ni habrán visto.

Anuncios